La Reina de Katwe: El biopic de Phiona Mutesi

queen-of-katwe-8

The Queen of Katwe, Dirigida por Mira Nair (El buen nombre, Amelia…) La reina de Katwe es dos cosas: Un cuento Disney y una historia basada en hechos reales.

La película cuenta la historia de Phiona Mutesi (Madina Nalwanga), una niña ugandesa proveniente de uno de los barrios más empobrecidos de Uganda (Katwe es un barrio de la capital, Kampala). Phiona empezó a jugar al ajedrez con 9 años y a los 11 ganó el campeonato juvenil de su país, hasta incluso llegó a competir en la Olimpiada Mundial de ajerez, acontecimientos que la ayudaron a salir por primera vez de Uganda para jugar un torneo en Sudán.

Este biopic cuenta una historia sencilla, donde las palabras superación, feminismo o humildad no se pronuncian, pero sí se sienten a lo largo de toda la trama conforme a la realidad que se plantea.

En un mundo de clases no importa ser un campeón, sino estar en el momento y el lugar adecuados. Y si de verdad quieres tener las cosas un poco más fáciles, estaremos de acuerdo en que ser un hombre muchas veces te facilita la [co]existencia. Phiona nació con todas en su contra: Nació mujer en Katwe… Y, sin embargo, pudo derrotar a los mejores una década después de haber pisado este mundo.

“En el ajedrez la pieza pequeña puede convertirse en la más grande”

Lo que más me gustó de esta película no es la increíble Lupita Nyong’o (madre de Phiona en el biopic), no es el entrenador de Phiona (David Oyelowo) y su “paciencia con las rabietas de la niña” que diría cierto redactor de alguna vergonzosa publicación deportística. Lo resumo en unos sencillos puntos:

queen-of-katwe-poster

  •  No tiene una moraleja constante que te taladra desde el primer momento. No te intenta conducir cual perrito de Pavlov para decirte al final “da gracias por lo poco/mucho que tienes”.
  • No victimiza a Phiona, ni a su familia, ni a sus vecinos. No es una de esas películas que enaltece el “coraje de ser pobre” como herramienta para limpiar conciencias del espectador cuando, tras visionarla, sigan con su vida un poco más tranquilos . Si pica, será que está curando, ¿no?
  • No es excesivamente dramática porque resultaría cínico: La realidad que te están presentando ya es lo suficientemente dura como para añadirle lazos y pompones.
  • El personaje principal tampoco es Mr. Wonderful. Lo tiene muy jodido y lo sabe, pero no lo acepta precisamente porque lo más humano es no aceptar las injusticias, y la desigualdad de oportunidades, oh yes, es la mayor de las injusticias.
  • ¿Es necesario que lxs niñxs tengan más modelos como Phiona? Pues miren, sí.
  • Lo malo: Está rodada en inglés, y la canción del final está muy americanizada (soy más de Led Zeppelin pero diría que suena a algo así como Beyoncé abrazando a Rihanna después de ver la película). Si haces película donde Uganda es campeona, méteme ritmos de allí que me hagan descubrirla un poco más. Disney se está olvidando de ambientar las BSOs dependiendo de las raíces de los protagonistas, algo que también me ocurrió con Vaiana. Además, que las películas estén rodadas en su lengua original es +2 puntos siempre.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s