Crítica: Capitán Fantástico o Capitán Pseudointelectual

captainfantastic

Cuando fuimos a ver Capitán Fantástico los adjetivos “genial”, “novedosa” y  “rompedora” habían llenado mis conversaciones cinéfilas semanales. He de reconocer que me ilusioné como cuando escucho eso de “Con esta película sí, ¡Tim Burton ha vuelto!”. Además, aspectos como su discurso “revolucionario”, su “homenaje” a “grandes de la filosofía, sociología y literatura” me hacían pensar que, con suerte, sentarme en la butaca del cine sería algo parecido a leer un autor nuevo con el que congeniar pasadas las dos primeras páginas.

Hoy no me voy a limitar a hacer un análisis más o menos cinematográfico o técnico, ni siquiera voy a hacer un análisis sociológico de la película, voy a enumerar, en resumidas cuentas, por qué Capitán Fantástico me parece un montón de basura pseudointelectual y por qué hay películas más antiguas que estuvieron, desde luego, mucho más adelantadas a su época.

Lo principal: Para ser “revolucionaria” una película/obra debe estar adelantada a su tiempo. Capitán Fantástico se acomoda en los roles establecidos dentro de la sociedad capitalista occidental que critica durante toda la película. Además, usa nombres como el de Chomsky -sobre todo-, para dar a entender que el guionista es un genio y el espectador medio un pueril ignorante. Imagino a Chosmky como Woody Allen imaginó a McLuhan en esta escena de Annie Hall:

Pero, ¿por qué decimos que “se acomoda en los roles que critica”? Pues porque no me parece absolutamente nada novedoso que una película que se ha tildado de “revolucionaria” esté protagonizada por un hombre blanco occidental, heterosexual que, además, está económicamente capacitado para llevar a cabo el proyecto que pretende con su familia. Es decir: el personaje pertenece a una clase social superior al de más de la mitad de la población, lucha contra el sistema y lo ataca, pero en ningún momento se corrige a sí mismo o da muestras de estar adelantado a su tiempo más que en hecho de vivir apartado de la gran ciudad; es -aunque esto me pueda conllevar aún más críticas- conservador hasta las trancas.  Rimbaud era mil veces más moderno que él en cuanto a que entendía el amor, la sociedad y el sexo de forma mucho más abierta que el protagonista de Capitán Fantástico. Es duro pero es así, Chomsky no lo dijo, pero yo lo dejo caer: Señor Matt Ross, te adelanta un señor que murió hace 125 años. De nada.

El personaje de Viggo Mortensen es un intelectual de los años 60 afincado en la actualidad, un hombre que se ha criado bajo los conceptos y establecimientos culturales que he nombrado anteriormente y que, sin embargo, no se ha renovado ni deconstruído. Esto se refleja claramente en varios puntos:

a) Perpetúa y reproduce los roles de género dentro de la economía familiar: Ya en la primera secuencia de la película -para empezar fuerte- nos presentan cómo el hermano mayor caza y las chicas cocinan, más tarde se verá diferenciación hasta en los instrumentos que tocan, o la cercanía/importancia que tratan los temas de la sexualidad en la relación hijo o hija. Capitán Fantástico es Capitán Paternalista con sus hijas y con las futuras amantes de sus hijos “cuando te acuestes con una mujer respétala siempre, estés o no enamorado de ella”. ¿Se merece el guión, con todo el panorama que representa, una palmadita en la espalda después de esa frase? Quien haya visto la película entenderá que el contexto de la cita es una locura que merece hueco en Thelma & Louise -sólo para que éstas suelten algún chiste-.

b) Definición de “sexo” por el señor Fantástico: “El sexo, hijo, es cuando el hombre introduce su pene en la vagina de la mujer”. Alguien en la sala aplaudiría ante la sinceridad del protagonista a la hora de revelarle un secreto tan oscuro a su hijo de cinco años, pero a mí me explota la cabeza en ese mismo momento y dejo de mirar a pantalla. Mis ojos como platos atraviesan la lona y me veo a mí misma contemplando mil y una escenas totalmente sexuales en las que ningún hombre está introduciendo ningún pene en ninguna vagina de ninguna mujer. ¿Quiso Matt Ross hacer más revolucionario a su personaje  cuando escribió esa cita célebre? Querido Ross, tienes un poco de heteropatriarcado en el hombro, haznos un favor y deja que alguien te lo quite.

Padres del mundo, deshechad la definición de sexo como “pene se introduce en vagina” a la hora de explicar qué a vuestros hijos. Sé que es un momento especialmente duro e incómodo -aunque Capitán Fatástico se comporte como si la incomodidad no existiera para él, puesto que es más guay que ninguno-. El sexo no es introducir nada en nada, hay conversaciones increíblemente sexuales, hay mil y una formas de tener relaciones sexuales y en la mayoría de ellas, (sí, ganan por mayoría) no es intrínsecamente necesario que haya un pene y una vagina. ¿Quieres ser rompedora, revolucionaria e increíblemente carismática? Empieza por dejar de extender tópicos retrógrados y heteronormativos. 

Por supuesto (y ya que aquí hablamos de sobre cine y género), la película no pasa el test de Bechdel ni por asomo, pero es que ¡ni siquiera lo pasa el guión en cuanto a artistas o pensadores que homenajean entre sus líneas! Que sí, que visto lo visto, no debería sorprendernos, pero es un apunte. Tampoco recuerdo ningún homenaje a la cultura norteamericana -anterior a la colonización-, lo que no debería sorprendernos con un protagonista típicamente americano que basa toda la sabiduría en pensadores igualmente occidentales: Además no aparecen personajes de otras etnias así que para qué seguir contando.

En los aspectos más técnicos la película no tiene mala nota: las actuaciones son decentes, aunque habría quitado muchas secuencias con tal de acortar el film. Es típicamente americana y no creo que recuerde mucho más allá de lo que no me ha gustado, y eso es siempre mala señal.

En definitiva: Se trata de una película increíblemente pretenciosa hecha para la masa conforme que se divierte manifestándose por su conformidad de vez en cuando.

Anuncios

5 comentarios en “Crítica: Capitán Fantástico o Capitán Pseudointelectual

  1. Vaja, aleshores és una pel·lícula que passarà sense pena ni glòria. Molt possiblement, d’eixes que acaben posant en la TV els dissabtes o divendres nit. La veritat es que sí. Abans, inclús en els inicis del cinema, els anys 30, es feia cinema més avançat al seu temps, i sense cap por. Possiblement ara podríem dir que el cinema d’ara està més condicionat (segrestat, millor dit), pels dictàmens del mercat, dels inversors i productors ??? O són els productors i inversors d’ara més retardats que els que havien abans? No crec que siga excusa per a fer una pel·lícula coherent. Perquè, si tenien por de que no fora comercial, això dona igual. La gent ignorant que no haguera tolerat una pel·lícula més profunda i ben feta, tampoc ho farà amb aquesta Capitán Fantástico.

    Me gusta

    • Si, de fet ho vaig pensar, això de que la posarien en uns anys a la TV un dissabte per la vesprada. Incoherent és la paraula, ho has dit tot xD I no hauria cap problema si no fos per què la mostren com la coherència en persona.

      Le gusta a 1 persona

  2. Ay. Ay. Ay. Disculpen que utilize el termino Soberbio al articulo y sus comentarios anteriores. Veo que son los tipicos cinefilos moralistas idealistas. Creo que quien escribe el articulo nota de una falta de objetividad enorme al tratar el film y todos en general. A ver, si una pelicula no es de su agrado, por que se tiende a comparar siempre. Por que no podemos ver que a veces dan en la tecla. O es que acaso estamos en la cultura de comparar. – vulgarmente,en su caso- tal cual messi ronaldo. Esa es la cultura y los criticos de cine. O es que hoy en dia cualquiera lo puede ser. Dudo que esta pelicula la pasen en su querida tv3 los sabados, dudo mucho. Saludos.

    Me gusta

    • Precisamente estamos siendo objetivas en cuanto a que estamos criticando una cosa que nos venden como algo que no es. En este blog hablamos desde perspectivas sociológicas, por lo tanto no nos limitamos a hacer una crítica de si una película nos ha gustado o no, de si Messi es mejor que Ronaldo, como Ud. diría.
      Por otro lado habla Ud. de soberbia, algo que me hace mucha gracia porque se tiende a tachar de soberbio aquello que se comenta desde un punto de vista académico, y nada más fuera de la realidad: Escogemos unos patrones y los comparamos con lo que una producción nos quiere vender (o nos vende, porque la compramos) dependiendo del contexto en el que se negocia con dicha producción. También se suele hablar de soberbia cuando se usa el sentido del humor, pero eso es otro tema que evidentemente unos comparten de manera más ácida y otros de manera más comedida.
      En esta crítica se habla sobre todo de género; de cómo en el film las niñas cocinan y los niños cazan. De cómo se habla de Chomsky de una forma superficial y desleal para con lo que Chomsky escribe y critica. Es como si yo (acogiéndome a sus comparaciones) proclamara ser del Barça pero me alegrara más cuando el Madrid gana la Champions. No.

      Y por último, habla Ud. de soberbia y vulgaridad, pero acaba de entrar en esa dinámica en el momento en el que comenta -con faltas de ortografía- en un blog abiertamente feminista que X redactora de un simple artículo analítico y de opinión, es afín a una televisión que no sólo no se sintoniza en su ciudad/comunidad, sino que además homenajea a un ex directivo que hace menos de 24 horas ha matado a su mujer a tiros.

      Un saludo y gracias por su comentario.

      Me gusta

    • Per a començar, no som de Catalunya. Som valencians. Et sorprén a cas que no poguem escriure en la nostra llengua, o què? Que un blog siga crític i precís com un bisturí, no té res a veure en ser “moralistes” i coses així. Les autores del blog no crec que estiguen a favor de la censura ni coses així, més faltaria. Està bé desmembrar les coses tal i com són i quan ho són: bohemiades falses. Com ho és aquesta pel·lícula, i com ho són milers i milers més. I és totalment legitim fer pel·lícules així. I quan les coses són com són, és intel·ligent dir-ho, i sacar-ho a la llum, si de veritat volem crear una societat intel·ligent que sàpiga separar les coses. Calen anàlisi per fer veure les coses, tal i com són. I més, si tan presumptament revolucionaria es creu aquesta pel·lícula, quan l’únic que fa es repetir els mateixos comportaments, però amb individus diferents que es creuen estar fent les coses de forma diferent a la resta de la gent. Això és marejar, i es contradiu. I, ah, aquesta pel·lícula, pel rotllo “progre” que porta, si que les té totes per a que siga emesa a TV3.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s